Próximos destinos

Actualizado el 08/07/2020

Primero fueron las cristalinas aguas de Malta. Después pensamos en la escarpada costa del Algarve. Pero con el crecimiento y la expansión de la Pandemia a nivel global y también local, tuvimos que pausar todas nuestras vidas y descubrimos que este año iba a ser confuso e incierto y que el cambio de planes iba a ser una constante en la planificación de nuestro próximo viaje. Es completamente normal; nuestra salud es prioritaria. En mayo, la cosa empezó a calmarse así que retomamos nuestra búsqueda, sabiendo que salir del país sería muy pero que muy complicado.

Así que, con cada vez más ganas de salir al mundo exterior, de reconectar con la naturaleza, de volver a vivir, a sentir, a respirar… Nos deshicimos de todas nuestras ideas previas y diseñamos un nuevo sueño. Un sueño que nos llevará a alguno de los parajes más bonitos y más desconocidos de nuestra querida Catalunya, a cotas por encima de los 1.000, los 2.000 e incluso los 3.000 metros, a valles glaciares, lagos cristalinos y bosques encantados y a pueblitos de roca anclados en el tiempo.

¿Sabéis ya con qué soñamos?

Sí, exacto, este año 2020 soñamos con… LOS VALLES DEL PIRINEO CATALÁN.

parc-nacional-1

Parc Nacional d’Aigüestortes i Estanys de Sant Maurici.  Fuente: festescatalunya.com

Pirineo catalán. 

03 – 09 de agosto de 2020. 

Al final, parece ser que sí se podrá viajar al extranjero este verano. Las fronteras empezaron a abrir a finales del mes pasado y para cuando nosotros salgamos a explorar, ya se podrá viajar “libremente”, al menos por Europa. Sin embargo, no hemos cambiado nuestros planes. No tanto por prudencia y respeto de los protocolos de seguridad (que evidentemente también) sino por que ya nos hemos hecho a la idea de que el Pirineo va a ser nuestra aventura de este verano y estamos ilusionadísimos.

Así pues, la primera semana de agosto ha sido la elegida para coger mi coche y realizar una mini ruta por el norte de nuestra comunidad, teniendo como campamento base una casa que hemos alquilado en un pequeñísimo pueblo en la comarca del Pallars Sobirà llamado Ribera de Cardós (obviamente, el alojamiento tiene cancelación gratuita). Desde aquí visitaremos el increíble Parc Nacional d’Aigüestortes, los Valles de Aran, Boí y Núria, Andorra y muchísimas sorpresas más que seguro nos deparará este viaje.

Reto extra.

Pero por si no fuera suficiente el poner a prueba a nuestras rodillas y testar nuestro aguante físico tras el confinamiento con arduas – y seguro que increíblemente enriquecedoras – jornadas de caminata; he querido proponer otro reto más a nuestro grupo aventurero: generar los menos residuos posibles durante el viaje. Quien más, quien menos, me consta que todos los componentes del grupo hemos hecho “click” este año (por fin) y nos hemos dado cuenta de que hace falta empezar ya a ser más conscientes de cómo vivimos y de qué consecuencias tienen para el Planeta nuestras decisiones. Evidentemente, todavía nos quedan muchísimas cosas por aprender y por cambiar pero avanzamos a pasos firmes en el camino, sino del zero waste, de una vida más consciente y sostenible. Concretamente, para lograr este objetivo viajero, tendremos que hacernos con nuestro “kit antiplástico”: tuppers y cubiertos reutilizables, un portabocadillos, una botella o cantimplora y varias bolsas de tela para ir a hacer la compra. Siendo un viaje a la montaña y alojándonos en un apartamento, la logística para evitar los residuos no llega mucho más allá, aunque estoy seguro de que el camino nos pondrá a prueba en más de una ocasión. ¿Conseguiremos el objetivo? ¿Te nos unes al reto #viajarsinplástico? ¡Allá vamos!

Todo esto es lo que, por ahora, hemos planeado. A medida que pasen los días y empecemos a planificar el viaje al detalle, iremos publicando toda la información. Si no queréis perderos nada, os recomiendo que me sigáis en Instagram, la plataforma que utilizo para comunicarme con vosotros a diario.

Gracias por leerme y como suele decir el gran Rick Steves:

¡Sigan viajando!