Buenos Aires barrio a barrio: Monserrat y San Nicolás

Monserrat y San Nicolás son el cuarto y quinto de los barrios que trataremos en nuestro Buenos Aires barrio a barrio, después de Belgrano, Colegiales y Palermo.

Si bien geopolíticamente están separados, no se les puede tratar más que como la unión de dos barrios con solera, que configuran el centro financiero e histórico de la ciudad, acogiendo por ese motivo buena parte de los edificios y monumentos porteños más antiguos e interesantes así como multitud de oficinas y sedes administrativas. De hecho, dentro de sus límites, la ciudadanía y la tradición popular gustan de llamar “Microcentro” a un área en específico de unas 60 cuadras queaunque no esté reconocido oficialmente como uno de los 48 barrios de la ciudad, es el mejor ejemplo de por qué Buenos Aires es conocida como la París de Latinoamérica. Largas y anchas avenidas franqueadas por cafés a la francesa, ordenan a la perfección este espacio cuadrangular donde, se dice, trabajan 4 millones de personas y que quedaría totalmente vacío los fines de semana si no fuera por los cientos de turistas que se acercan para pasearlo con calma. Cualquier paseo de los cuales, debe terminar o empezar irremediablemente en Plaza de Mayo:

Plaza de Mayo.

Plaza de Mayo. Día soleado. Al fondo vemos el edificio del Cabildo y en primer plano, gente sentada en los bancos de la plaza y más gente caminando, dirigiéndose hacia el centro de la plaza.
Plaza de Mayo

Probablemente la plaza más importante de Buenos Aires y también la más visitada, se encuentra técnicamente partida entre los dos barrios porque la línea imaginaria que los separa y que coincide con la gran Avenida de Mayo, la cruza por la mitad. Sin embargo, dada su relevancia histórica y al ser uno de los núcleos principales de la ciudad, lo consideraremos como un conjunto turístico único e indisoluble.

Si empezamos por la vertiente oeste, lo primero que nos encontramos es el edificio del Cabildo, la sede del gobierno de la ciudad y las tierras colindantes en época colonial, desde su construcción en 1725 hasta el inicio de la Revolución de Mayo en 1810. Su imagen actual es fruto de varias reformas y mermas de patrimonio y en su interior se encuentra desde 1960 el Museo Nacional del Cabildo, que acoge varias muestras que ilustran la vida del edificio y el proceso de independencia de Argentina; aunque para entender mucho mejor que supuso este hecho en la historia del país y en sus habitantes, mejor avanzar hasta el siguiente monumento de la plaza:

Catedral Metropolitana.

La imagen está cortada a la derecha por la marama de un árbol, en el centro vemos la fachada de la Catedral Mteropolitana y a la izquierda otro edificio neoclásico, encabezado por una especie de minarete. Hay gente paseando y cruzando la calle frente a los edificios. Es un día soleado.
Frontal de la Catedral Metropolitana

Apenas 50 metros al este del Cabildo, se emplaza la espléndida Catedral Metropolitana. Se empezó a construir a finales del siglo XVII pero a lo largo de los dos siglos siguientes, se llevaron a cabo diversas ampliaciones y remodelaciones, que dieron como resultado la evidente e interesante mezcla de estilos arquitectónicos que podemos apreciar en la actualidad. En la fachada principal se distingue claramente el estilo neoclásico con su forma de templo greco-romano, las columnas y el frontón escultórico en relieve. El interior, en cambio, destaca por la enorme bóveda de cañón románica que cubre la nave central, también por las bóvedas de crucería y las vidrieras de estilo gótico y la eminente decoración dorada del barroco.

Más allá de la fascinante clase de historia que nos brindan sus muros y a pesar de no parecerme tampoco una de las iglesias más bonitas de la ciudad, su visita me regaló uno de los momentazos del día y del viaje. Tuvo lugar en una de las capillas adyacentes, lugar de sepultura de los restos del capitán José de San Martín, libertador del Chile y del Perú y una figura clave en la independencia de la Nación Argentina. Por aquel entonces, yo llevaba sólo unas semanas en Buenos Aires y aunque recordaba algo de las lejanas clases de historia del instituto, todavía no había investigado bien a fondo la importancia de su persona. Fue entonces cuando, ante mi desconocimiento y para mi sorpresa, me di la vuelta y encontré a uno de los visitantes llorando a lágrima viva, santiguándose y dedicando unas oraciones a los restos que allí se hallaban. A pesar de no compartir su exacerbado patriotismo, he de reconocer que me impresionó muchísimo aquel acto de solemne respeto, admiración y gratitud por aquel militar que, en efecto, luchó por una patria por la que podrían llorar las futuras generaciones. Y unos instantes después, fui sorprendido también por el cambio de guardia de los granaderos que custodian el sepulcro y que se realiza cada dos horas entre la Casa Rosada y la entrada del mausoleo. ¡No os lo podéis perder!

Forografía de interior. Se aprecia la cúpula que cubre el sepulcro del general San Martín. Esta recubierta por motivos cuadrados de un color dorado. En el centro se encuentra el sepulcro de mármol, custodiado por dos esculturas de piedra.
Sepulcro del general San Martín
Es una imagen del momento del cambio de guardia en el interior de la Catedral Metropolitana. Podemos ver a cuatro guardias, los dos de delante están uno frente al otro. En la parte trasera, un guardia se dirige hacia la salida y el otro está a su lado pero en dirección contraria. Van vestidos con uniforme de color azul muy oscuro y hombreras rojas. Llevan sombrero y sujetan una espada.
Cambio de guardia

Casa Rosada.

Si seguimos este paseo en el sentido de las agujas del reloj, pasaremos por delante de dos inmensos e impresionantes edificios, sedes del BBVA y el Banco de la Nación Argentina respectivamente, hasta toparnos de lleno con el que probablemente sea el edifico más importante, no sólo de la plaza y la ciudad, sino de todo el país: la Casa Rosada. El más importante, no sólo por su relevancia histórica, sino por ser la sede del Poder Ejecutivo de la Nación y contener el despacho del Presidente (que no su residencia). Y por si os lo estáis preguntando, sí, su nombre proviene del color de sus paredes: el rosa. No se sabe exactamente por qué decidieron pintarla de ese color aunque son dos las principales teorías:

La primera narra como el entonces presidente de la Nación, Domingo Faustino Sarmiento, al haber visitado con anterioridad Washington DC y la Casa Blanca, decidió pintar la casa del gobierno argentino para diferenciarla de esta y simplemente eligió el rosa porque era el color de moda en la época.

La segunda, que es la más popular, dice que las paredes se pintaron con una mezcla de cal blanca y grasa animal, que si bien había sido tratada y limpiada, quedaron restos de sangre y es de esa mezcla de la que surgió el color rosa, que se ha mantenido a lo largo de los siglos por tradición.

Exterior, día soleado. Esta es una imagen lateral de la Casa Rosada. En la parte izquierda de la fotografía, vemos también el Monumento a Juan de Garay.
Casa Rosada

A falta de pruebas y documentos que pudieran apoyar cualquiera de los dos relatos, nuestra guía nos animó a creer en el que más nos gustara así que yo haré lo mismo: os lo dejo a vuestra elección.

Lo que sí os recomiendo es que hagáis la visita guiada para conocer el interior del edificio; además de ser muy interesante y la manera perfecta de ilustrar la forma de gobierno en Argentina y sus vaivenes políticos, es también una maravilla arquitectónica. Para disfrutar de ella, es imperativo que reservéis con un mínimo de 15 días de antelación (podéis hacerlo aquí) y que no olvidéis vuestro pasaporte o documento de identidad.

Interior de la Casa Rosada. La fotografía esta tomada en una especie de sala de reuniones. En el centro de la habitación hay una mesa alargada rodeada de muchas sillas. A la derecha, hay una mujer medio encorbada haciendo una fotografía con su móvil al centro floral de la mesa. Al fondo, hay un guardía apostado contra las puertas dobles de color blanco. No hay nadie más en la fotografía. La sala está toda decorada en motivos dorados. De las paredes cuelgan fotos de anteriores presidentes y del techo cuelgan dos grandes lámparas de araña, también doradas.
Visita guiada a la Casa Rosada

Pirámide.

Frente a la Casa Rosada, justo en medio de Plaza de Mayo, se encuentra uno de los monumentos más emblemáticos y sentidos de toda la nación: la Pirámide de Mayo, una escultura esculpida en piedra de veinte metros de alto, construida para conmemorar el aniversario de la independencia. Más allá de su razón de ser inicial, lo interesante y al mismo tiempo doloroso, es aquello que sucedió y sucede a su alrededor. La última de las dictaduras militares padecidas en Argentina (1976 – 1983) se caracterizó por la fuerte persecución y represión contra las minorías étnicas y de cualquier tipo y de cualquier “enemigo” del régimen. Se estima que al final del periodo habían sido detenidas y habían desaparecido más de 20.000 personas, entre las que se encontraban indistintamente hombres, mujeres y niños. En protesta hacia los llamados “Comandos”, encargados de dicha persecución, mujeres de todas las edades comenzaron a marchar cada jueves alrededor del monumento, llevando un pañuelo blanco en la cabeza como símbolo de dicha protesta y presión. Se había eliminado el derecho de reunión así que debían rodear todo el rato el monumento pues era ilegal permanecer en un mismo sitio. Todavía hoy en día un pequeño grupo se sigue manifestando cada jueves pues muchas de las víctimas siguen desaparecidas y en el suelo de la plaza se han pintados pañuelos blancos en recuerdo a la conocidas como Madres de Plaza de Mayo y su enorme pérdida.

Esta es una panorámica de plaza de Mayo, tomada desde un balcón de la Casa Rosada. El cielo se ha nublado ligeramente. El mástil con la bandera de Argentina parte la imagen. Vemos dos zonas de césped con palmeras, una a cada lado y en el centro de la plaza, la Pirámide de plaza de Mayo. Al fondo, la torre del Cabildo. Hay gente que viene y va.
Plaza de Mayo, vista de la pirámide

Montserrat.

Este pequeño viaje a través de la historia y el tiempo termina de nuevo ante el edificio del Cabildo. Ahora dejamos ya Plaza de Mayo y nos adentramos de lleno en el barrio de Monserrat. Tomamos la calle Bolívar y recorremos una cuadra hasta el siguiente monumento del recorrido.

Iglesia de San Ignacio de Loyola.

En la esquina de Bolívar con Adolfo Sina se encuentra esta maravilla de la arquitectura colonial que es también mi iglesia favorita de toda la ciudad. Fue construida por la compañía de Jesús a finales del XVII aunque se le confirió su imagen actual en la reforma de principios del XVIII. La fachada principal y las torres laterales de color blanco son las originales de 1686 y constituyen los elementos arquitectónicos más antiguos de la ciudad de Buenos Aires. El interior sigue las delicadas líneas y la simpleza del exterior, a excepción del espectacular altar realizado en madera y pintado en azul y dorado. Lo más curioso, o al menos para mí, es que se viera representada la Montaña de Montserrat, en cuyo recinto monasterial había estado haciendo prácticas unos meses atrás, lo que despertó en mí, una vez más, aquel sentimiento de nostalgia y distanciamiento.

Imagen lateral de la fachada principal de la Iglesia de San Ignacio de Loyola. Es por la tarde, el sol empieza a ponerse y se reflejan las sombras de los edificios y los árboles en el mármol blanco de la iglesia. La calle está prácticamente vacía, solo hay un par de hombres sentado en las escaleras de acceso a la iglesia.
Iglesia de San Ignacio de Loyola

Según tengo entendido, existe una visita guiada gratuita para visitar el interior de la iglesia y el claustro, aunque yo me presenté dos veces en el horario de visitas y no logré hacerla. No porque no llegara a tiempo sino porque no encontré signo alguno del guía oficial y su “rebaño” de turistas. Por ello me contenté con recorrer el monumento a mi aire y sin prisas, aunque sin duda debe ser interesante descubrir su historia a través de las explicaciones de un experto. Os deseo más suerte que a mí.

Librería Ávila.

La alegría y el lujo de leer es algo que se ha cultivado especialmente en Buenos Aires y son muchísimas las librerías repartidas por toda la ciudad. Frente a San Ignacio abre una de las más especiales y antiguas y sin duda mi favorita: la librería Ávila. Un templo para los libros olvidados y de segunda mano que permanece intacto a pesar del amargo paso de los años. El primer negocio, de nombre “la Librería del Colegio” (a pocos metros se encuentra el Colegio Nacional) abrió sus puertas aquí en 1830 aunque el edificio actual así como el negocio editorial datan de 1926. Es imposible no verse automáticamente transportado a los felices años 20 a través de su magnífica decoración Art Nouveau y el olor a historia que desprenden las páginas de sus reliquias manuscritas.

La foto está tomada de abajo de la escalera hacía arriba. Se ve la escalera de piedra pegada a la pared por la izquierda, con los escalones roídos y curvados por el tiempo y con un pasamanos de madera oscura a la derecha. En la parte superior, en un lateral, hay una pila de libros antiguos atados con cuerdas y un mueble de madera color caoba. En la pared hay fotos y litografías sobre la historia de la librería y Buenos Aires. Está oscuro, solo iluminado por una lámpara art nouveau que está encima del mueble.
Escalera de la librería Ávila

En el sótano, al cual se accede por una espectacular escalera de piedra, continúa la colección. Los pocos que nos hemos animado a entrar, estoy seguro nos pasaríamos horas y horas rebuscando entre libretos, revistas y pasquines, algunos de los cuales tienen quizá más polvo del que deberían. Yo voy directo a la sección de viajes (¿cómo no?). Lonely Planet no ha conseguido todavía conquistar este pequeño espacio perdido en un caos de puntos y párrafos. Todo lo que encuentro son antiguas, antiquísimas más bien, guías de viajes sobre destinos que prometen experiencias intrépidas pero que ya han sido más que explotados. Ay la añoranza del pasado… Salí sin comprar nada. Me tuve que controlar porque si no a la vuelta me hubiera pasado de peso en la maleta, algo que, por otra parte, acabó sucediendo de todos modos.

Imagen del lateral de la librería Ávila. Vemos tres escaparates llenos de libros, sobre los cuales hay tres carteles de color marrón con letras doradas donde pone: "Buenos Aires", "Tango" y "Gauchesco". Es por la tarde y hay media fachada a la sombra. Un hombre con abrigo oscuro pasa por delante de la librería.
Librería Ávila

Edificio del Ministerio de Obras Públicas.

Si continuamos avanzando todo recto por Alsina y dejamos atrás la conocida como Manzana de las Luces (por las instituciones pedagógicas que allí había) al final llegaremos a la mítica Avenida 9 de Julio, una de las arterias principales de la ciudad y sede de los famosos Obelisco y Teatro Colón, aunque no son estos monumentos los que nos atañen ahora. Frente a nosotros se levanta el monumental edificio del Ministerio de Salud y Desarrollo Social. Construido en los años 30, alojaba originalmente las oficinas del antiguo Ministerio de Obras Públicas hasta su disolución en 1991. Más allá de por su arquitectura y magnitud, es conocido por los paneles metálicos con la imagen de Evita Perón que lucen las fachadas norte y sur desde 2010. Fueron elaborados para conmemorar el bicentenario de la Revolución de Mayo e inaugurados en el aniversario de la muerte de Eva. Fue, de hecho, desde uno de estos balcones desde donde Eva Perón dio su famoso discurso de candidatura a la vicepresidencia, a la cual tuvo que renunciar 9 días más tarde por motivos de salud. Podemos escuchar su aún más famoso discurso de renunciamiento en el museo a su memoria, en el barrio de Palermo.

Probablemente no podréis acceder al interior pues se trata de un edificio gubernamental, pero bien vale una visita para al menos admirar desde la calle este emblema de la ciudad, testigo del tremendo recorrido político del último siglo.

Imagen lateral del edificio del antiguo Ministerio de Obras Públicas. Es de día y el cielo está completamente azúl. En medio de la foto, se alza el imponente edificio de color blanco, con la imagen de Eva Perón y una enorme antena de telecomunicaciones en la azotea. A nivel de suelo y en primer plano, un taxi negro y amarillo cruza la calle de derecha a izquierda.
Edificio del Ministerio Obras Públicas

Palacio Barolo.

A unas cuadras, en el 1370 de Avenida de Mayo, se levanta otro de los simbólicos edificios de Monserrat: el Palacio Barolo. Debo agradecer a uno de mis amigos de la residencia por descubrírmelo y recomendarme hacer una visita guiada (podéis comprar las entradas allí mismo), que se acabó convirtiendo en la más interesante y completa (también la más cara) de las que hice en los 6 meses que pasé en la ciudad. Aunque pueda parecer mentira, su imponencia y su peculiar estilo ecléctico no son lo que hacen de este edificio algo único. Debemos adentrarnos en las entrañas del que fuera el edificio más alto de Sudamérica para hallar en aquellos detalles escondidos su particularidad más especial. Y es que su arquitecto, el italiano Mario Palanti, se inspiró en uno de sus paisanos más reconocidos para la construcción de tal pionera obra arquitectónica: Dante Alighieri y en su conocidísima obra, la Divina Comedia.

Imagen frontal de la parte superior de la fachada del Palacio Barolo. Destaca su estilo ecléctico. Los balcones y las ventanas crean una especie de ondas en la fachada. Destaca también la torre del edificio en color caliza como el resto de la fachada y los techos en forma de cúpula de color verde esmeralda. Es de día y el cielo está completamente azul, sin nubes.
Fachada del Palacio Barolo

La visita comienza en el vestíbulo del Infierno, que inicialmente se concibió como un paso abierto que conectaba Avenida de Mayo con la paralela Hipólito Yrigoyen. Poco a poco vamos subiendo por los nueve círculos del infierno y repasando los diez pecados capitales hasta los pisos centrales, que representan el Purgatorio. Al final encabezamos la torre, desde cuyo faro contemplamos una espectacular panorámica del Cielo de Buenos Aires, que nos regala hoy un día soleado y sin nubes a la vista. Una maravilla no apta para personas con vértigo y escasa movilidad. La visita termina en una terraza inferior donde nos agasajan con una limonada natural con hojas de menta y de vuelta a los pies del infierno para continuar descubriendo esta fascinante metrópolis.

En la imagen podemos ver el cielo de Buenos Aires y todos los tejados de los rascacielos, reflejados en el foco del faro del Palacio Barolo. También se me ve a mí haciendo la foto. Como es un reflejo, la imagen reflejada está al revés de la realidad y yo estoy bocabajo.
Reflejo del cielo de Buenos Aires en el faro del Palacio Barolo
Imagen hecha desde lo alto de la torre del Palacio Barolo. En el centro de la fotografía vemos la Plaza del Congreso, encabezada por el Congreso de la Nación y a cuyo alrededor se levantan cientos y cientos de edificios. Es de día y el cielo está completamente despejado.
Vistas de Plaza del Congreso desde la torre del Palacio Barolo, una de las imágenes más famosas de la ciudad

Plaza del Congreso.

Habíamos iniciado este pequeño tour por Monserrat en Plaza de Mayo y lo terminamos justo en el otro extremo, en la Plaza del Congreso, conocida evidentemente por ser la ubicación del Palacio del Congreso de la Nación Argentina, sede del poder legislativo. Encabezado por una enorme cúpula de color verde, se trata de uno de los Congresos más grandes del mundo, que personalmente me recordó mucho al Capitolio de Washington D.C. Existe la opción de realizar una visita guiada, los lunes, martes, jueves y viernes, bajo previa reserva (podéis hacerla llamando al número indicado aquí) aunque yo me contenté con admirar esta mole consistorial desde el exterior; que por otra parte estaba en obras y no presentaba su mejor imagen.

Imagen frontal del Palacio del Congreso de la Nación Argentina. En la parte delantera observamos el parque de la Plaza del Congreso franqueada a ambos lados por una zona arbolada y al fondo se divisa el Congreso, cuya fachada está tapada por un manto semitransparente ya que están en obras.
Palacio del Congreso

Turísticamente, reconozco que este punto no supuso demasiado en mi paso por Buenos Aires pero lo he incluido en este tour por Monserrat porque políticamente es relevante y porque además, fue aquí donde desembocó la manifestación contra el Cambio Climático en la que participé junto con dos amigas el pasado mes de Setiembre. Al final, esta plaza sí fue de algún modo relevante durante mi estancia en la ciudad.

San Nicolás.

Obelisco.

Seguimos en Plaza del Congreso y sólo hace falta dar unos pasos desde el centro a la derecha para meternos en el barrio de San Nicolás. De vuelta en la Avenida 9 de Julio, nos dirigimos hacia el norte y recorremos unos cientos de metros. No harán falta tampoco muchos para toparnos con el que probablemente sea el mayor icono de la ciudad de Buenos Aires: el Obelisco. A diferencia de algunas piezas que podemos encontrar en capitales de toda Europa, este elemento arquitectónico es una reproducción de los años 30 y de hecho nada tiene que ver con el antiguo Egipto y su cultura milenaria. Se construyó para conmemorar el 400 aniversario de la fundación de la primera Buenos Aires en 1536 y suscitó una polémica tan enorme entre sus habitantes que en los años posteriores se propuso su demolición en varias ocasiones. Suerte tenemos de que se vetara dicha decisión. ¿Qué sería la ciudad sin la efigie dónde todos los turistas quieren hacerse una foto? Más impresionante, si cabe, por la noche. ¡No os lo perdáis!

Imagen diurna de la Avenida 9 de Julio con el Obelisco en medio. No hay coches circulando y la gente se hace fotos en la base del obelisco.
Obelisco de Buenos Aires
Imagen nocturna del Obelisco, que está iluminado en un tono anaranjado. Hay incluso más gente que en la anterior imagen, todos haciéndose fotografías en la base del Obelisco.
Obelisco de Buenos Aires iluminado por la noche

Teatro Colón.

En la misma avenida, algo más abajo, se levanta otro de los grandes símbolos de la ciudad. Parece que este artículo vaya sólo del más antiguo, el más bonito, el más interesante… así que ahora vamos a hablar de teatros y más concretamente del Teatro Colón, que es considerado como uno de los mejores teatros líricos del mundo, a la altura de la Opera de París, la Scala de Milán y el Metropolitan de Nueva York. Mi intención para con el Colón había sido realizar una visita guiada por las entrañas de este templo de finales del XIX, pero las tornas cambiaron una vez más en este sorprendente viaje y me llegó una oportunidad única en la vida. Navegaba por Internet un día del mes de agosto, cuando descubrí que la compañía del American Ballet Theatre hacía una adaptación del clásico la Sylphide (no lo conocía inicialmente pero se ve que es un clásico entre los clásicos) y todavía más importante, había entradas por menos de 10 euros. Tardé menos de un minuto en comprar un pase, ¿cómo resistirse?. A ese precio os imaginaréis que no eran abonos de palco o primera fila, sino de una esquina en el quinto piso, pero fue una experiencia inimaginablemente bella. ¿Qué más podría decir de mi primera vez en el ballet? Entré mucho más que emocionado y salí mucho más que sin palabras.

Imagen frontal del Teatro Colón. Es de noche y la fachada de color caliza está iluminada por las luces que salen del interior y de las farolas exteriores. Las puertas están abiertas y la gente sale de la última función. Hace frío, todo el mundo va muy abrigado.
Teatro Colón por la noche

Al final no conseguí encontrar el momento idóneo para hacer la visita guiada al pabellón pero aquella experiencia fue más que suficiente, mucho más de lo que habría esperado en realidad. Si tenéis la oportunidad, ni lo dudéis: ¡id al Teatro Colón!

Para continuar con este recorrido, debéis desandar vuestros pasos hasta el Obelisco y desde aquí tomar la majestuosa Avenida Presidente Roque Sáenz Peña en dirección a Plaza de Mayo. La primera vez que me acerqué por aquellos lares coincidió con el fin de semana de las PASO, las elecciones primarias argentinas. Los accesos en coche a Plaza de Mayo estaban totalmente cortados, los negocios tenían la persiana echada y las calles parecían un desierto de asfalto; no había ni un alma, excepto la mía claro. Ya habéis comprobado que siempre me pasan imprevistos, pero esta vez más que decepcionarme o aburrirme, me pareció fascinante poder recorrer aquella parte de la ciudad de esa manera: disfrutando de aquel ambiente parisino a solas y llenando la memoria de la cámara sin prisas.

IMG_1001

En las dos anteriores imagenes vemos la Avenida Presidente Roque Saenz Peña completamente vacía, limitada por edificios de media altura estilo art nouveau y con el Obelisco al fondo.
Avenida Presidente Roque Sáenz Peña

Café Tortoni.

Para empaparos un poco más de ese estilo francés de la Belle Epoque, deberéis torcer a la derecha por Suipacha y acercaros hasta Avenida de Mayo. En el número 825 se levanta el Café Tortoni, otra joyita (nada oculta esta vez) de la historia literaria de la ciudad. Más allá de a su elegante y rica decoración, su fama se la debe al artista porteño Benito Quinquela Martín (recordad este nombre porque lo retomaremos en otro artículo), quien en 1926 fundara un grupo de estudio y debate literario-filosófico al que llegaron a pertenecer personajes tan ilustres y afamados como Jorge Luis Borges, Ortega y Gasset, Federico García Lorca, Albert Einstein e incluso el rey emérito Juan Carlos de Borbón. Sobre su nombre, una teoría asegura que proviene del famosísimo Café Tortoni de París mientras que otra sostiene que el fundador se apellidaba casualmente Tortoni y decidió ponerle su nombre al establecimiento. En cualquier caso, sentarse a tomar un café, intentar adivinar lo que contarían sus paredes y sentirse un poco parte de la historia debe ser una experiencia ineludible para cualquiera que visite la ciudad.

Imagen lateral de la fachada del Café Tortoni. Sobre la entrada, hay una cubierta metálica de color verde donde está escrito en letras de color blanco Fundado en 1858 y en letras de color azul y sobre un fondo naranja "Café Tortoni". Hay unas cuantas personas haciendo cola para entrar y en el lado izquierdo, hay una estatua a color del historiador del arte Horacio Ferre pues al lado del Café está el museo del tango.
Fachada del Café Tortoni
Imagen del interior del Café Tortoni. Podemos ver la barra de madera color caoba y tres camareros vestidos de negro nos dan la espalda. Encima de la barra se intuye una caja registradora de metal muy pesada, en la vidriera trasera hay un montón de botellas de colores y sobre la estantería, hay cuatro cuadros con fotografías antiguas del local y en el centro el logo del café.
Barra del Café Tortoni

Centro Cultural Kirchner.

El Centro Cultural Kirchner es el último punto de este fascinante recorrido por los barrios de San Nicolás y Monserrat. Para llegar hasta aquí, deberéis volver una vez más a Plaza de Mayo, cruzarla y dejar la Casa Rosada a la derecha. Un poco más adelante, en la Plazoleta del Tango, emplazado en la que fuera la sede del Correo Central de Buenos Aires, se encuentra este enorme centro multidisciplinar de arte, cultura y entretenimiento. Aunque lo había apuntado en mi lista de imprescindibles de la ciudad gracias a la madre de otro de mis amigos de la residencia, mi visita no fue más que otra casualidad del destino. Dos amigas se habían empeñado en aprovechar mis “dotes fotográficas” para revitalizar su perfil de Instagram y eligieron por casualidad y sin que lo supiera este interesante y fotogénico edificio como nuestro “set de rodaje” particular. Una tarde en la que, no sólo me colapsaron la memoria de la cámara, sino también disfrutamos de las múltiples exposiciones de arte moderno, de la mayor colección del mundo de bolígrafos y plumas y de la joya de la corona: el Chandelier; una especie de estructura interior revestida de una pared translúcida que imita un candelabro colgado del techo y en el interior del cual se encuentran un par de salas de exposiciones más.

Imagen del interior del Centro Cultural. Vemos el frontal de una escalera con pasadores de cristal por la que baja una señora y suben dos hombres. En la parte superior vemos la base de la sala "le Chandelier", hecha con cubos translúcidos iluminados con focos lilaceos.
Sala “le Chandelier”

Si queréis visitar alguna de las exposiciones intermitentes o asistir a alguno de los conciertos, aseguraos de reservar con antelación y si podéis, aprovechad para visitar el edificio al atardecer, cuando la fachada se ilumina en tonos lilacios a modo de faro interurbano.

Imagen nocturna de la enorme fachada del Centro Cultural Kirchner. Los dos laterales de la fachada así como la cúpula reflectante están iluminados en un color lilaceo neón, mientras que la parte central permanece en un color grisaceo.
Centro Cultural Kirchner

Para mi última recomendación y como ya hice con el primer recorrido, nos alejaremos del lado cultureta para adentrarnos una vez más en el mundo de la noche. En la calle Sarmiento abre el boliche Wax Buenos Aires, un garito pequeño pero muy rockero donde celebrar quizá una despedida porteña por todo lo alto. Si no una despedida, un hasta pronto, hasta el próximo Buenos Aires barrio a barrio concretamente.

 

Un comentario en “Buenos Aires barrio a barrio: Monserrat y San Nicolás

  1. Pingback: Resumen viajero del 2019 – Myworldinonepic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .